Sesión familiar: Parque Quebrada Verde, Valparaíso

BW_family

Estos chiquillos lindos son muy amigos de unos muy amigos míos! Roxana había visto el photobook del embarazo de Catalina y Cristofer (los amigos que tenemos en común) y me contactó porque quería un photobook de su familia. Mario y Roxana son profesores, él de Educación Física y ella, de enseñanza básica. Cuando hablamos de esta sesión fotográfica familiar me dijeron que querían un lugar con mucha naturaleza y aire fresco, por lo que les sugerí el Parque Quebrada Verde, que no conocían.

familia

familiar

Ese día tuve que ir con Domingo, mi hijo de 3 años. Fue un día súper complicado porque tuve varias sesiones esa misma jornada y llegué un tanto atrasada, pero los tres fueron muy comprensivos y pacientes.

familia_silvestre

Fuimos al mirador del parque, y por ahí cerca tuvimos la oportunidad de ver unos caballos: Gaspar estaba radiante de felicidad. Roxana fue súper detallista con la vestimenta de los tres, combinando las prendas y colores a la perfección.

hijo_unico

Después quisimos otra locación, por lo que nos fuimos a la playa de Laguna Verde aprovechando el día soleado (me escapé de mi Domi, que se quedó fascinado con un amiguito vecino y su papá en la pequeña granja que hay en el parque). La vestimenta también es algo que me gusta de esta parte de la sesión, porque resalta a cada uno, y los complementa al mismo tiempo.

familia_divertida

¡Me encanta Roxana en esta imagen con su pelo al viento y su vestidito de flores!

familia_unida

niño

¡Rico Gaspar!

paseo_playero

amor_de_padres

Una con papá, guapísimos ambos, y una foto regalona con mamá.

amor_familiar

Si existe la oportunidad durante la sesión de hacer unas fotos en pareja, sin hijos, la aprovecho al máximo, porque no es fácil lograrlas. A los niños les encanta participar y aparecer en todas las tomas.

fotografia_familiar

Lo más gracioso de esta sesión, fue que cuando fui a entregarle el photobook a Mario al colegio donde trabaja, justo estaba en plena clase de Educación Física con el curso que tiene a cargo como profesor jefe, y resultó que su alumno favorito, es nada más y nada menos que mi primo de 17 años. La cara de mi primo cuando me vio saludar a su profe: priceless.

facebooktwittermailby feather

¡Me encantaría saber qué opinas!

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


*